La plataforma en Defensa del Patrimonio presentó ayer su libro “Escándalo monumental”, que compendia las 1.086 “apropiaciones” de la Iglesia.

Por • 25 noviembre 2009 • Sección: Noticias de prensa

aurkezpena22

Dos años y medio después de constituirse, la Plataforma en Defensa del Patrimonio Navarro presentó ayer el libro Escándalo monumental. La privatización de las iglesias, ermitas, casas, tierras y otros bienes públicos de Navarra, un compendio de las inmatriculaciones de 1.086 bienes que la Diócesis navarra ha llevado a cabo entre 1998 y 2008, y que esta plataforma, constituida en la actualidad por 117 ayuntamientos y concejos, considera que su propiedad corresponde a los pueblos.

La obra, un libro “colectivo” surgido de la “inquietud” generada en los pueblos, según recalcó el presidente de la Plataforma, Pedro Leoz, aborda aspectos históricos, jurídicos y ético morales de un conflicto que “va a durar muchos años, pero que no vamos a dejar”, señaló Javier Basterra, alcalde de Huarte, en representación de los doce primeros ayuntamientos que se unieron a la Plataforma.

Entramado legal
La constatación de que la Iglesia navarra estaba inmatriculando, es decir, inscribiendo a su nombre en los registros de la propiedad por primera vez bienes que hasta entonces no estaban registrados, surgió “por casualidad”, explicó el editor José Mari Esparza. La Ley Hipotecaria, que data del año 1946, permitía a la Iglesia Católica inmatricular bienes por un método excepcional, reservado al Estado, la Provincia, el Municipio y las Corporaciones de Derecho Público, exceptuando los lugares de culto. No obstante, en 1998 el Gobierno Aznar reformó la ley y suprimió esa excepción, de forma que la Iglesia pudo inmatricular desde entonces también los templos. Inmediatamente, la Diócesis navarra comenzó a registrar bienes que en diez años han sido: 650 templos parroquiales, 191 ermitas, 9 basílicas, 42 viviendas, 26 locales comerciales y almacenes, 2 atrios, 8 cementerios, 107 fincas y solares, 38 pastos y prados, 12 viñas, olivares y arbolados, y un frontón.

Según explicó la abogada Isabel Urzainqui, esa posibilidad excepcional de inmatricular supone que no es necesaria publicidad, edictos ni trámites, de forma que “una certificación del Diocesano sirve para pasar al Registro a un bajísimo coste y sin necesidad de notario”. Apoyándose en un estudio del profesor de Derecho Eclesiático de la UPNA, Alejandro Torres, Urzainqui alertó sobre la posible inconstitucionalidad del artículo 206 de la Ley Hipotecaria y señaló que “si el tema llega a los tribunales debería abordarse su inconstitucionalidad”, ya que, a su juicio, choca con los artículos 14 y 16 de la Constitución. “Se nos dice que es algo obsoleto, un residuo del pasado que no se usa, pero en Navarra ha habido 1.086 inmatriculaciones y es posible que haya más”, indicó Urzainqui. Sin embargo, la Plataforma no tiene constancia de que en el resto del Estado se hayan registrado inscripciones masivas aunque “sabemos que ha habido en Soria, incluso antes que en Navarra, y nos han pedido información de Palencia y León”.

Cuestiones políticas y morales
La Plataforma en Defensa del Patrimonio llevó el conflicto al Parlamento de Navarra, pero aún no ha tenido respuesta. Javier Basterra pidió a los grupos políticos que “se mojen” porque “hay cientos de concejos que no tienen capacidad para enfrentarse a semejante contrario”. De hecho, Isabel Urzainqui indicó que se han dado casos en los que la Diócesis ha planteado pleitos contra las inmatriculaciones realizadas por algunos concejos que incluso habían realizado y pagado obras de reforma en los edificios, “y no han tenido más remedio que claudicar y han perdido la inversión”.

Por su parte, el sacerdote Jesús Lezáun abordó las cuestiones morales del problema y dijo que le consta que la decisión de inmatricular los bienes fue del obispo Fernando Sebastián “sin que nadie de la Curia supiera nada”, y argumentó que el dinero “choca frontalmente con el Evangelio” y es el origen de “todas las catástrofes que se han producido en la Iglesia”. Lezáun fue muy crítico con esta práctica “espeluznante” y dijo que la Diócesis se ha convertido en “la mayor inmobiliaria de Navarra, por encima incluso del Gobierno”.

El libro incluye la contestación que hizo en su día el Arzobispado a estas denuncias. Básicamente, sostiene que la Iglesia tiene la propiedad de los templos desde “tiempo inmemorial”, en muchos casos “desde mucho antes de que existieran los propios ayuntamientos”. También se recoge una tercera vía auspiciada por un grupo de párrocos que consideran que los bienes no son de los ayuntamientos ni de la Diócesis, sino de las parroquias, algo que tampoco admite la Plataforma.

Algunos ejemplos las frases
· El libro. Escándalo monumental. La privatización de las iglesias, ermitas, casas, tierras y otros bienes públicos de Navarra ha sido editado por Altaffaylla Kultur Taldea. Tiene 324 páginas y cientos de fotografías de iglesias y ermitas de Navarra.

· Los autores. Es un libro colectivo de la Plataforma en Defensa del Patrimonio Navarro. Los autores de los textos son Pedro Leoz, Inés Belzunegui, Isabel Urzainqui, Juan Del Barrio, Alejandro Torres, Mikel Sorauren, Juan Madariaga, Julián Arana, Julio Urdín, Antonio Ros, Ana Díez de Uré, Jesús Lezáun, José Mari Esparza, Javier Basterra y José Manuel Urroz.

· Presentación. El libro se presentará al público mañana jueves, a las 19.30 horas, en el Palacio Tafalla (la sede del PNV) en la calle Zapatería de Pamplona.

· Las ermitas de Alsasua. El alcalde, Unai Hualde, intentó registrar las ermitas de San Juan y Erkuden. El registrador ha denegado la inscripción.

· San Miguel de Aralar. La Diócesis registró el santuario y el refugio contiguo, propiedad de la Cofradía desde siempre. Están a la espera de que el arzobispo les reciba.

· Artajona. La iglesia de San Saturnino fue inmatriculada en 2001. El coste para la Diócesis fue de 25 euros. El Gobierno foral ha invertido 3 millones de euros en la reparación del templo.

· Burlada. Una de las primeras localidades en movilizarse. En 2008 el Ayuntamiento registró el cementerio y dos ermitas que aparecían en el catastro bajo titularidad municipal.

· El Romero de Cascante. El Ayuntamiento encargó las obras de la basílica en 1570 y la reconstruyó tras el incendio de 1684. La Diócesis la acaba de inscribir a su nombre.

· Eslava. Ostenta el récord de inmatriculaciones, con 31, 29 de ellas el mismo día, en total 119.370 metros cuadrados de pastos y fincas.

· Huarte. El primer pueblo en contar con una prueba documental rotunda, un documento de 1820 que deja claro que la única propietaria de la iglesia es la Villa.

· Olite. El Arzobispado inmatriculó las iglesias de San Pedro y Santa María, pero no pudo hacerlo con la ermita de Santa Brígida al negarse rotundamente el Ayuntamiento.

· Pamplona. Todas las iglesias han sido registradas recientemente, la última la catedral en 2006. San Nicolás, San Lorenzo y San Cernin fueron inscritas en 2003, incluida la capilla de San Fermín, construida por el Ayuntamiento entre 1696 y 1717.

“Si el tema llega a los tribunales debería abordarse la inconstitucionalidad”
Isabel Urzainki. Abogada

“El dinero es el origen de todas las catástrofes que se han producido en la Iglesia”
Jesus Lezáun. Sacerdote jubilado

Diario de Noticias, 25/11/2009.


El arzobispado se ha apropiado de 1.087 bienes en Nafarroa

Entre 1998 y 2008 el arzobispado se ha apropiado de 1.087 bienes en Nafarroa, de los que 651 son templos parroquiales, 191 ermitas y 9 basílicas. Además de los lugares de culto, ha inscrito a su nombre 42 casas y viviendas, 26 locales comerciales, almacenes y garajes, 2 atrios, 8 cementerios, 107 fincas, 38 prados, 12 viñas, pinares y olivares y 1 frontón.

El «escándalo monumental» que el colectivo Altaffaylla descubrió de forma casual a principios de 2007 ha dado finalmente título a un libro de 320 páginas que recoge de forma pormenorizada todos los bienes que la Diócesis de Iruñea ha inmatriculado entre 1998 y 2008. Esta obra fue presentada ayer en la capital navarra por varios de sus autores, entre los que se encuentran historiadores, juristas expertos en la materia e incluso sacerdotes y ex sacerdotes.

Pedro Cabodevilla, presidente de la Plataforma de Defensa del Patrimonio Navarro, explicó que esta obra aborda la privatización del patrimonio navarro desde los puntos de vista histórico, jurídico y moral. También constató que el arzobispado se ha limitado a decir que esos bienes son suyos «desde tiempo inmemorial», argumento que ha sido rebatido y ampliamente documentado por historiadores y abogados navarros.

José Mari Esparza, coordinador de la obra, destacó que 117 ayuntamientos y concejos de Nafarroa se han adherido «por ahora» a la Plataforma, hecho insólito en la historia reciente de este herrialde, y añadió que algunos pueblos todavía no lo han hecho porque no se ha abordado el asunto en el pleno municipal o porque «todavía no se lo creen».

Frente a la actual situación que se da en Nafarroa Beherea, donde las iglesias «pertenecen a la sociedad», Esparza recordó que en Nafarroa Garaia la mayoría de los lugares de culto fueron privatizados cuando Fernando Sebastián era obispo de Iruñea, y constató que «esos bienes se han utilizado históricamente para múltiples usos».

Asimismo, señaló que existe una tercera vía, la de quienes defienden que esos bienes pertenecen a las parroquias. «Nosotros no lo compartimos, pero es sintomático que muchos párrocos no estén de acuerdo con sus jefes», comentó Esparza.

La abogada Isabel Urzainki advirtió sobre la posible inconstitucionalidad de la legislación que permite a la Iglesia católica inmatricular estos bienes, en concreto el artículo 206 de la Ley Hipotecaria. El historiador Mikel Sorauren agregó que «la Iglesia no puede reclamar lo que en origen no es suyo» y sostuvo que dichos bienes «tendrían que ser devueltos a sus auténticos propietarios».

En nombre de los doce primeros alcaldes que impulsaron la Plataforma, el alcalde de Uharte, Javier Basterra, acusó al arzobispado de «apropiación indebida» y criticó la «connivencia» entre la jerarquía de la Iglesia y «ciertos estamentos». Además, pidió a los partidos políticos que «se mojen» frente a lo que calificó de «crimen o delito económico», porque «muchas apropiaciones se han hecho a sabiendas de que están delinquiendo».

Los capítulos del libro llevan una titulación singular, con parábolas y referencias bíblicas, y concluye recordando que hay dos mandamientos que dicen «no robarás» y «no mentirás».

Jesús Lezaun: «Los obispos son verdaderos atracadores. Que se vayan»

La intervención más llamativa durante la presentación de este libro fue la del teólogo Jesús Lezaun. «Me aterra pensar que la Iglesia se ha convertido en la mayor inmobiliaria de Navarra. Lo que ha hecho es una gran barbaridad, y los obispos se han convertido en unos verdaderos atracadores. ¡Que se vayan!», exclamó Lezaun.

A su juicio, resulta «espeluznante» que los máximos dirigentes de la Iglesia en Nafarroa hayan hecho esta operación «sin decir nada a nadie de la curia» y además «en contra de lo que dice el Evangelio y Jesucristo», aunque advirtió que «cuando se trata del dinero, son capaces de todo».

«Desde el punto de vista religioso, es una monstruosidad», resumió Lezaun.

Gara, 25/11/2009

5 comentarios »

  1. […] a las vías judiciales y continúan esperando el apoyo solicitado al Gobierno de Navarra.   Ayer presentaron  un libro:  ”Un escándalo monumental“. La privatización de las iglesias, ermitas, casas, tierras y otros bienes públicos de […]

  2. El Obispado de Santander también inscribió la parroquia de San Pablo de Santander, de 587 m2. , por la vía del artículo 206 LH. Las comunidades de propietarios constituidas sobre los dos edificios construidos sobre la finca, ( que había comprado el promotor a la orden religiosa de las Oblatas con todas sus edificaciones, entre las que estaba la parroquia), reclamaron la propiedad de la misma y la anulación de las inscripciones catastrales y registrales en favor de la ICAR. El Juzgado acogió la demanda y en su sentencia de 19.07.08 declaró la procedencia del derecho reclamado, y en este momento se le ha concedido de plazo hasta el 30 de marzo de 2010 para dejar libre y a disposición de sus propietarios el edificio. Queda pendiente de definir quién ha de proceder a la demolición de dicho edificio.

  3. Hola mi pueblo es Laguna de Negrillos y tenemos el mismo problema desde el año 2000 porque el obispado de León ha registrado nuestra iglesia en el registro de La Bañeza (León). Hemos tenido bastantes movidas en el pueblo,manifestaciones, plenos,asamblesas, denuncias etc etc, y juicio, donde nuestro ayuntamiento nada hizo por defender nuestro patrimonio.
    Estamos un grupo de personas interesadas en información para poder defender lo que es nuestro.
    Tambien nos han vendido el retablo principal de la iglesia San Juan Bautista y cuatro retablos más, así como una larga lista de cosas, todas de incalculable valor.

  4. En España no nos liberamos del Nacional Catolicismo. Es anticristiano defender privilegios, por pertenecer a una determinada religión. Será legal lo que han hecho, pero es algo abominable. Incomprensible que haya obispos que no se avergüencen de haber actuado con esa falta de ética.
    Personalmente veo a Cristo en cada ser humano que actúa con dignidad, pero imposible descubrirlo en los obispos, que tengan este comportamiento.
    Deben devolver lo que han inmatriculado y pedir perdón.

  5. Es una verguenza de quien deberia de actuar con etica haga , lo contrario a lo que predican , ya es hora de que habramos los ojos , por ejemplo yo no tengo la cartilla de la seguridad social me la quitaron y eso que tengo 10 años cotizados pero todos los curas y monjas tiene su cartilla y estan viviendo a lo grande , los curas tinen su sueldo su coche osea no tienen crisis y encima , luego de lo que reciben del gobierno solo dan uno por ciento para caritas .

Escribe un comentario