¡YA HEMOS PAGADO!

Por • 14 noviembre 2017 • Sección: Opinión

Carlos Armendariz


            La Catedral Metropolitana fue inmatriculada en el Registro de la Propiedad nº 2 de Pamplona el 23 de enero de 2007. Por 25 monedas de Euro, el Arzobispado inscribió a su nombre un recinto de valor incalculable sin otro título que su  sola palabra.

            Siempre hemos calificado las inmatriculaciones como procedimientos ilegítimos e inconstitucionales de apropiación, realizados por la Iglesia al amparo de normas franquistas. Procedimientos que, por otra parte, terminan en ventas opacas, alquileres, desahucios, ruinas o, como en este caso, negocios.

            Esta Catedral, un recinto de valor incalculable construida y sostenida a lo largo de los siglos por los Reyes navarros y Diputación del Reino, donde se celebraban Cortes y reuniones institucionales. En las últimas décadas, el Gobierno de Navarra, es decir, el conjunto de la población navarra, ha invertido 7 millones de Euros en el mantenimiento de la catedral, el claustro, etc. Por lo tanto, como la gran mayoría de iglesias, ermitas, casas curales, cementerios (por no citar todos los bienes públicos inmatriculados) pertenece al pueblo navarro y algún día deberá volver a su verdadero dueño.

            Como Plataforma de Defensa del Patrimonio Navarro estamos especialmente interesados en el mejor mantenimiento de nuestro patrimonio. Sin embargo, defendemos que esta millonaria inversión quede condicionada a la reversión de estos bienes inmatriculados a su auténtico dueño: el pueblo navarro.

            La Resolución del Parlamento de Navarra de 7 de abril de 2016, aprobada por 33 votos favorables, establece:

  1. El Parlamento de Navarra insta al Gobierno de Navarra para que, mientras no se recuperen los bienes inmatriculados por la Iglesia católica, toda política institucional referida a subvencionar el mantenimiento y conservación de esos bienes sea valorada y revisada en función de los intereses de los pueblos afectados, de la recuperación de dichos bienes y de la seguridad del patrimonio común navarro.

            Para entrar en un edificio de dominio público mantenido con los impuestos de la población de Navarra tenemos que pagar entrada. Ante esto manifestamos: ¡YA HEMOS PAGADO! ¿Cuántos miles de euros ingresa la Iglesia por estas entradas?

            Otra cuestión relevante es el pago del IVA por esta actividad mercantil. La Iglesia ha ido ajustando su comportamiento a las presiones sociales. Inicialmente, se trataba de un “donativo” obligatorio sin cuyo pago no se podía acceder, pero del que no podía obtenerse factura.

            La Seo del Salvador de Zaragoza emitía tickets con el concepto “Ayuda al mantenimiento de la Catedral” sin referencia alguna al IVA. A raíz de la concentración organizada por MHUEL, de la que tomamos ejemplo, se modificó el ticket en el que ahora aparece “IVA EXENTO”.

            El ticket que se emite en Navarra informa de que su precio lleva el IVA incluido. ¿Qué tipo de IVA? Seguiremos investigando cuánto tributa la Iglesia por el IVA de estas entradas y por la celebración de los eventos que acoge en el recinto catedralicio.

            Recordemos que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha declarado ilegales las exenciones fiscales a la Iglesia Católica cuando realiza actividades económicas. La Iglesia es un paraíso jurídico y fiscal consentido por un Estado que se dice aconfesional y democrático de derecho.

            Negamos la legitimidad de las más de 1.200 inmatriculaciones realizadas por la Iglesia en nuestra tierra, entre ellas la de Santa María la Real de Pamplona.

            Rechazamos que nos pretendan cobrar entrada por visitar la Catedral, cuando YA HEMOS PAGADO! Denunciamos que, además, no paguen impuestos por los negocios que en ella desarrollan.

            Por todo ello, la Plataforma de Defensa del Patrimonio Navarro – Nafarroako Ondasunaren Defentsarako Plataforma convoca a la población navarra a concentrarse el próximo sábado, día 18, a las 12 horas frente a la Catedral.

            Carlos Armendáriz
Presidente de la Plataforma en defensa del Patrimonio de Navarra.


Escribe un comentario