¿Esto es posible? Ermita de Eunate

Por • 10 mayo 2017 • Sección: Opinión

Desde hace unos cuantos años, más bien ya muchos años, nos gusta acudir a la ermita de Eunate a disfrutar de su entorno y aventurarnos entre sus arcos, interrogando nuestro interior y buscando también marcas de cantería, de las cuales se repiten varias en diferentes enclaves del Camino de Santiago. Entrando en su interior y gozando de la paz que nos inunda dentro de sus austeros muros.

Supongo que como nosotros, muchos miles de navarros junto con una infinidad de peregrinos y otros viajeros, han visitado este soberbio monumento, por otra parte lleno de misterio.

Aprovechando la buena tarde nos hemos acercado y también nos hemos llevado una sorpresa tremenda. ¿Por qué? Por algo muy sencillo de contar y tremendamente complejo de explicar; al menos yo necesito que me lo expliquen porque no lo puedo comprender.

La ermita estaba cerrada. Cerrada a cal y canto. Sin embargo lo que llamaba mucho la atención son varios papeles pegados de mala manera a las paredes con celo, sin ningún logotipo, distintivo ni sello oficial, ya sea de autoridades civiles o eclesiásticas, que proporcionaban una variada pero escasa información. Junto a la puerta de la arquería resplandecía uno de ellos señalando la entrada de la misma informando que la venta de entradas se realizaba en la casa, junto con el sellado de credenciales; otros dos papeles recortados y pegados uno encima de otro nos instruía acerca de los horarios de apertura de la misma: un horario por la mañana y otro por la tarde, siendo clausurada a las 18:30 horas. Asimismo incluía la información de la venta de entradas y sellado de credenciales. El papel más pequeño simplemente hablaba del sellado de credenciales en cinco idiomas con una flecha decidiéndose seguramente a la casa hospedería.

Inaudito. Inexplicable. Vergonzoso. Y nos preguntamos y supongo que como nosotros muchos de los que están leyendo esto: ¿De quién es la iniciativa de exigir una cantidad por visitar tan emblemática ermita? ¿Qué organismo laico o eclesial tiene vergüenza de identificarse a la hora de dar esa información? ¿Por qué no figuran los precios, y los correspondientes descuentos que se hacen a jubilados y discapacitados, también a estudiantes? ¿Desde cuándo un peregrino que busca reposo y refugio de las inclemencias del tiempo ha tenido que pagar cualquier cantidad por entrar en esta ermita y en tantas otras de nuestra Comunidad?

No estoy seguro pero no recuerdo ninguna información al respecto porque además habría sido algo muy comentado y condenado. Tal vez no sea oficial sino una iniciativa particular pero esto ya entra dentro de la especulación.

Así que ya lo sabéis, queridos conciudadanos, distintos visitantes y peregrinos de un camino de Santiago mundialmente reconocido y pisado por infinidad de suelas: en nuestra querida y octogonal ermita no sólo tendremos que vaciar nuestro corazón dejando nuestras dudas y tormentos, sino que también nos aliviaremos porque dejaremos unos cuantos gramos de peso de las monedas o los billetes que nos exijan.

Una verdadera lástima si la iniciativa es oficial. Permitidme que me reserve las palabras si dicha iniciativa es privada. Pero que alguien me lo explique, por favor. Que me lo explique.

Jesús María Arroqui Arandia

Escribe un comentario