Antonio Manuel Rodríguez: “La jerarquía de la Iglesia católica tiene hoy más poder que en la Transición”

Por • 29 mayo 2014 • Sección: Portada

Igual que en Navarra, la Iglesia se ha apoderado de bienes públicos en Andalucía, entre ellos la Mezquita de Córdoba, patrimonio mundial. El escándalo es ya internacional.

Antonio Manuel Rodríguez es portavoz de la Plataforma Ciudadana Mezquita-Catedral Patrimonio de Tod@s y profesor de derecho civil de la universidad de Córdoba. Ayer estuvo en Pamplona, invitado por la Plataforma de Defensa del Patrimonio Navarro, en las primeras Jornadas sobre Inmatriculaciones de la Iglesia Católica. Profesor de Derecho Civil en la Universidad de Córdoba, Rodríguez está convencido de la inconstitucionalidad de la norma que permite a la Iglesia hacerse con un patrimonio “que es del pueblo”, y es muy crítico con las administraciones que “han cerrado los ojos” durante años.

El de la Mezquita de Córdoba ha sido el caso más llamativo de las inmatriculaciones de la Iglesia.

-El Obispado la registró en 2006, bajo el nombre de Santa Iglesia Catedral de Córdoba, sin acreditar título de propiedad, de forma clandestina. Pero la Iglesia no solo se la ha apropiado jurídicamente. Podríamos decir que está haciendo un proceso de cristianización del edificio, ha hecho desaparecer la palabra mezquita y está adulterando la historia. Incluso los guías tienen que someterse a un examen confesional del Cabildo y hacen una lectura confesional católica del monumento.

¿Y cómo ha sido posible?

-Porque las administraciones públicas han mirado para otro lado. No se trata de un debate religioso, es un debate cultural. Nosotros no cuestionamos el uso del edificio por la Iglesia, sino el abuso, porque incluso se está poniendo en peligro la declaración de la Mezquita como patrimonio mundial de la Unesco.

¿Por qué?

-La Mezquita fue declarada patrimonio mundial en 1984 con ese nombre, y no solo por lo que es, sino también por lo que simboliza. Es un monumento único, de concordia entre culturas. No hay otro en el mundo que sea a la vez mezquita y catedral, y ese símbolo se está poniendo en riesgo si deja de ser ambas cosas, si deja de ser un monumento a la tolerancia para convertirse en un monumento a la intolerancia.

La Iglesia está ganando mucho dinero con la Mezquita.

-Ahora mismo es un auténtico negocio. Calculamos que la Iglesia católica puede ganar unos 13 millones de euros al año con las visitas.

Y ustedes, ¿qué proponen?

-La Mezquita Catedral de Córdoba no es ni la Alhambra de Granada ni la Catedral de Sevilla, es ambas cosas a la vez. Es un monumento singular que necesita de un estatuto jurídico singular que haga compatible el uso litúrgico católico, que no cuestionamos, con una gestión turística y cultural pública y transparente, con criterios aconfesionales.

El escándalo de la Mezquita se ha extendido por medio mundo.

-En la Plataforma tenemos ya más de 360.000 firmas de apoyo, incluidos intelectuales de primer nivel. Del asunto se han hecho eco medios de comunicación de 27 países y cuando hablamos con ellos no entienden cómo las administraciones públicas han permitido esto.

– “Están haciendo un proceso de ‘cristianización’ de la Mezquita de Córdoba; le han quitado hasta el nombre”
– “Calculamos que la Iglesia puede ganar unos 13 millones de euros al año con las entradas de las visitas”

Será porque la Iglesia Católica tiene aún muchos privilegios.

-No solo son las inmatriculaciones exprés a través del artículo 206 de la Ley Hipotecaria y el Reglamento. Tampoco tienen obligación de tributar, ni siquiera de declarar. Estamos ante una permanente opacidad. Exigimos transparencia a la Corona, a los partidos, a los sindicatos, y permitimos que la Iglesia esté al margen de toda normativa. La separación Iglesia-Estado es nuestra asignatura pendiente y es mucho más difícil de corregir hoy, en 2014, que en 1975. La posición actual de la Iglesia Católica, de su jerarquía, es muy superior a la que podía tener en la época de la Transición, y esto sí que es grave.

¿Cómo se defiende jurídicamente su postura?

-Existe una confusión permanente al creer que los bienes que están afectos al uso litúrgico inmediatamente pertenecen a la Iglesia. Pero los bienes que son de naturaleza pública no se pueden adquirir por el uso en el tiempo. Es incuestionable que la Iglesia es usuaria desde hace muchos siglos, pero no es la propietaria porque nunca lo fue.

Pero la Iglesia ya tiene los bienes a su nombre…

-Es verdad que ha invertido la prueba. A raíz de las inmatriculaciones ha generado una apariencia jurídica de propiedad y el riesgo es que esa apariencia se consolide y que pasados diez años sea muy difícil que un juez se pronuncie en contra.

¿Y qué se puede hacer?

Vamos a llamar la atención de la Unesco sobre la gestión abusiva de la Mezquita por parte de la Iglesia. También pedimos a la Junta de Andalucía que promueva un recurso de inconstitucionalidad contra el artículo 206 y además que recurra la propia inmatriculación, porque la apariencia jurídica a la que me refería antes juega en nuestra contra.

El PP va a reformar ahora la Ley Hipotecaria.

-El Gobierno ha reconocido que la Iglesia tenía ese privilegio, pero existe otro riesgo: si no se recurre antes de que entre en vigor la reforma, después será muy difícil que se pueda admitir un recurso de inconstitucionalidad contra una norma que ya no existe. No se puede matar a un muerto.

¿Cómo se ve desde Andalucía la lucha de la Plataforma navarra?

-Navarra ha sido pionera en hacer público algo que se estaba produciendo de forma clandestina. El trabajo de la Plataforma navarra ha sido excepcional.

Aquí algunos municipios ha ido a los tribunales con escaso éxito.

El problema no es tanto la discusión sobre la titularidad de las iglesias o los inmuebles uno por uno, sino atacar la raíz, que es que todas las inmatriculaciones se hicieron con dos normas inconstitucionales y nulas de pleno derecho. La Plataforma navarra y la nuestra tenemos que pedir de la mano la inconstitucionalidad de esas dos normas. Tampoco descartamos recurrir a órganos jurisdiccionales europeos.

Diario de Noticias, 10/05/2014

Un comentario »

  1. España, un falso estado aconfesional, que está permitiendo el saqueo de los bienes públicos, a manos del Vaticano.

Escribe un comentario