Un informe advierte al Ayuntamiento que registre bienes y usos vinculados a la Iglesia

Por • 26 enero 2011 • Sección: Ayuntamientos

sanicolas

Un informe del letrado del área de Hacienda Local de Pamplona/Iruñea que fue realizado por mandato del Pleno advierte al Ayuntamiento de que debe inmatricular o registrar a su nombre determinados bienes o derechos de uso vinculados a edificios religiosos en Pamplona. Esta observación se refiere, por ejemplo, a dos inmuebles propiedad municipal como son las Escuelas de San Francisco y la Escuela de Idiomas, que a pesar de ser bienes de interés histórico o artístico, “no consta la inmatriculación en el Registro”; a a otros derechos de uso que tiene la ciudad en determinadas zonas de la iglesia de San Nicolás y los Caídos; y por último pone en evidencia también si el Consistorio debiera seguir pagando cada año la póliza de seguro de la capilla de San Fermín.

El Ayuntamiento de Pamplona, como señala el informe municipal, es propietario de edificios que “históricamente tuvieron destino religioso o que sustituyen a otros que con ese destino existían sobre terrenos pertenecientes en su momento a entidades eclesiásticas”, y todos ellos con grado de protección en el catálogo municipal. Así ocurre, por ejemplo, con las Oficinas del área de Cultura de Descalzos (antes parte del Convento de las Carmelitas); el albergue municipal de la calle Compañía (antes iglesia de Jesús y María); el Archivo Municipal en la calle Mercado (antiguo Seminario de San Juan); el Museo de Educación Ambiental de San Pedro (antiguo Monasterio de San Pedro); la Sala de Exposiciones Conde Rodezno (antes Monumento a los Caídos). La titularidad registral de estas cinco fincas fueron inscritas a su favor por el Ayuntamiento, pero no así los citados edificios de las Escuelas de San Francisco (levantado en el lugar que ocupaba el antiguo convento de San Francisco) y la Escuela Oficial de Idiomas (antiguo convento y residencia de la Compañía de Jesús), a pesar además de que el uso de esta última está cedido al Gobierno de Navarra hasta el año 2013.

El informe no entra a detallar qué bienes han sido inmatriculados por la Iglesia en estos años, pero sí pone en evidencia determinados descuidos del Ayuntamiento a la hora de proteger y escriturar sus bienes, el dominio y otros derechos reales respecto de inmuebles destinados al culto religioso.

LOS PORCHES DE SAN NICOLÁS
Un ejemplo curioso, el Catastro señala “a la comunidad de vecinos de Pamplona” como titular de servidumbre afectante, de derecho de paso, del porche de la Iglesia de San Nicolás, lo que fue confirmado por convenio del Ayuntamiento y la Iglesia de San Nicolás, en el convenio suscrito en 1993: La parroquia de San Nicolás -decía- reconoce con carácter permanente a favor de la Ciudad de Pamplona y, en concreto, de sus vecinos, un derecho de paso peatonal sobre el atrio porticado que circunda el templo parroquial. El informe advierte, sin embargo, que “el referido derecho no figura en el Registro de la Propiedad ni se ha elevado a escritura pública”, y derecho en la ficha de registro de la parroquia a favor del Arzobispado, en 2003, ésta figura “sin cargas registradas”, es decir no consta el derecho de los vecinos, al que se comprometió la Diócesis Navarra.

Parecido ocurre con el Monumento a los Caídos. El Arzobispado cedió la propiedad, por escritura de 19 de mayo de 1998, al Ayuntamiento la Sala de Exposiciones Conde Rodezno, pero con el “usufructo a perpetuidad de la cripta central y las dependencias bajo el arquerío lateral izquierdo que se reservaron la Parroquia de Cristo Rey y el Arzobispado”. De nuevo, el Ayuntamiento no ha registrado esta nuda propiedad, un requisito necesario ya que, pasados 20 años, y a pesar de que se la donó, el Arzobispado podría pedir la usucapión, es decir la prescripción adquisitiva.

LA CAPILLA DE SAN FERMÍN
El cuarto caso que pone en evidencia el informe es la capilla de San Fermín, en San Lorenzo. El informe realiza un exhaustivo análisis de si el Ayuntamiento pudo o no haber sido propietario de esta capilla (de hecho hasta 1997 se incluía en el inventario municipal, donde se precisaba que “pertenece al Ayuntamiento desde tiempo inmemorial”), y señala que se sitúa sobre terreno de la iglesia y que fue inmatriculada por el Arzobispado en 2003. En cualquier caso, si esta capilla no pertenece ya al Consistorio, el informe advierte que “la obligación de mantener la capilla que asumió el Ayuntamiento”, en base a un convenio, “es más probable que haya decaído”, por lo que debe considerarse una situación curiosa, porque el Ayuntamiento sigue pagando cada año la póliza de seguro: “Debe revisarse -dice el informe, el aseguramiento de la capilla para, en su caso, excluirla del seguro de daños a bienes municipales”.

Por último, hay que señalar que el Arzobispado o distintas comunidades religiosas tienen registrados hasta 40 edificios de carácter religioso, iglesias y conventos, recogidos en el Plan Municipal. Cuatro de ellos, las iglesias de San Nicolás, San Saturnino, San Lorenzo y San Agustín fueron inmatriculadas en 2003, y la Catedral, en 2007.

Diario de Noticias, 26/01/2011

Escribe un comentario